Beneficios del Deporte y de la Natación para el bienestar físico y psicológico

Es incuestionable los beneficios  que otorga realizar una práctica deportiva   de forma regular en todas las etapas de la vida. Hay beneficios claros en términos físicos, como un cuerpo visiblemente saludable, mejor movilidad, psicomotricidad entre otros, sin embargo, existen beneficios que no son visibles pero sin duda mejoran significativamente la calidad de vida de los individuos que realizan actividades físicas de forma constante. Éstos beneficios son a nivel del sistema  cardio-vascular; sistema respiratorio, se suman además como el manejo del estrés, ansiedad entre otros aspectos psicológicos.

Existen diversos estudios que respaldan programas intergeneracionales que fomentan el bienestar psicológico y/o salud del cerebro con la práctica regular de deportes (Aguilar-Parra et al., 2015; Reigal y Videra, 2013).

Dentro de los grupos  que se benefician mejorando su calidad de vida son los adultos mayores, quienes son el grupo social que más ha crecido en las últimas décadas, para este grupo etario la vida sedentaria es perjudicial para la salud.  De hecho el ejercicio físico es una de las principales estrategias que permiten al ser humano envejecer de forma saludable que contribuyen a un bienestar de forma integral para el adulto mayor promoviendo una mejor calidad de vida. (Aparicio, Carbonell, y Delgado, 2010).

Los efectos positivos que  la actividad física otorga según  las diversas investigaciones son variados, entre los que resaltan; bienestar emocional, mejoras en la atención y memoria, confianza, razonamiento, autosuficiencia  entre otros.

Dentro de todos los ejercicios se considera que la natación es el deporte por excelencia que garantizan una mejora en la vida de las personas y sobre todo del adulto y favorece un envejecimiento saludable (Pinazo y Kaplan, 2007).

Beneficios de la natación para el adulto mayor:

 

Salud para el cerebro: Mejora la función cerebral, ayuda a la Neuro-génesis que consiste en   la generación de nuevas neuronas.

Es relevante mencionar concretamente que la natación puede proporcionar beneficios adicionales al cerebro, principalmente  sobre el estado de ánimo y las hormonas reductoras del estrés.

Función cognitiva: Aumenta el flujo sanguíneo mejora la memoria y otorga claridad mental.

La natación libera  factores neurotróficos o neurotrofinas en el cerebro, endorfinas, que desde las neurociencias está comprobado son útiles para el manejo del estrés, la ansiedad y el estado de ánimo. La natación ayuda a estimular la producción de sustancias químicas cerebrales que elevan el estado de ánimo.

Habilidades Motoras Gruesas: Surgen directamente de los reflejos, conducen a mejorar el aprendizaje. Al practicar natación se realizan movimientos bilaterales que ayudan con el desarrollo de las fibras nerviosas, conectando los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro promoviendo las comunicación entre ambos, lo que favorece el aprendizaje por tanto una mayor cognición.

NOTA: Los niños que comienzan a nadar en edad temprana desarrollan según un estudio realizado el 2012, habilidades como la coordinación y habilidades visuales-motoras tales como cortar papel, colorear y dibujar líneas y formas, y tareas matemáticamente relacionadas.

Autor:

Doctora Soledad Morales.

Bibliografía:

*Aparicio, V., Carbonell. A., y Delgado. M. (2010). Beneficios de la actividad física en personas mayores. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, 40(20),556-576.

*Barriopedro, M. I., Eraña, I., y Mallol, L. (2001). Relación de la actividad física con la depresión y satisfacción con la vida en la tercera edad. Revista de Psicología Del Deporte, 239–246.Recuperado de http://ddd.uab.cat/pub/revpsidep/v10n2p239.pdf.

*Pinazo, S. y Kaplan, M. (2007). Los beneficios de los programas intergeneracionales. Programas intergeneracionales. Hacia una sociedad para todas las edades: 70- 101. Fundación la Caixa, Barcelona.

*Reigal, R. E., y Videra, A. (2013). Frecuencia de práctica física y autoeficacia en la tercera edad. Revista de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, 49(13), 107–120.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s